NICARAGUA Y UN DEBUT TEÑIDO DE AZUL SALVADOREÑO

Escrito por Claudio González

Cuando alguien tiene la oportunidad de ver un partido de Football Americano en el estadio, un bar o con sus amigos en la sala comedor de su casa, las ovaciones y gritos se desatan cuando uno de los equipos realiza una anotación o uno de los jugadores atrapa un pase casi imposible. Sin embargo, esto también sucede cuando el jugador que lleva el balón es derribado violentamente por un adversario para frenar su avance.

Un 50 % de la dinámica del deporte más popular en Estados Unidos es precisamente esa: impedir a la fuerza que el equipo contrario llegue hasta la zona donde se definen los partidos, en otras palabras, la zona de anotación.

El otro 50 % consiste en lo contrario: quebrar la defensa rival y llevar la pelota ovalada hasta el otro extremo del campo de juego para sumar puntos.

Toda esa adrenalina, sudor y violencia que estamos acostumbrados a ver en la famosa NFL, ha comenzado a tomar protagonismo en otras tierras también, y hoy es el turno de Nicaragua con su renovada federación nacional. Para celebrar el comienzo de esta nueva era en el deporte nicaragüense, el conjunto nacional Salvadoreño fue el invitado de honor para una jornada histórica que indudablemente quedará plasmada en la retina de todos, independientemente del resultado final.

El camino por el desierto esta cada vez más cercano. Pero no es momento de pensar en ello, porque en esta jornada el Football Americano ha vuelto a sorprendernos. Partidos sencillos que se vuelven complicados, partidos complicados que caen del lado del lado más débil… El Football tiene estas cosas y por eso lo amamos, aunque el balón está vez cayó del lado de la lógica y el más fuerte resultó vencedor.

Esta semana era decisiva para las aspiraciones del local para poder demostrarse que tan cerca o lejos están de un nivel competitivo. Por otro lado, El Salvador solo tenía como objetivo el no amargarle la tarde al rival y plantear en lo posible un cotejo parejo.

Los visitantes consiguieron frenar el juego de Nicaragua desde el primer minuto, limitando a tan solo 47 yardas. A su vez el conjunto Pinolero, tampoco tuvo su mejor día y no consiguió conectar para touchdown. La mayoría de los puntos de El Salvador vinieron por touchdowns. El juego ofensivo de los nuestros estuvo más seguro y consiguieron anotar un par de touchdowns de pase y otros de carrera.

Duro golpe para los muchachos de Nicaragua. No tanto por el resultado abultado en contra (0-22) sino por ser preso de sus propias limitaciones y por aún no disponer de una idea estratégica clara y definida. Sin juego terrestre, y con una defensa mermada, los salvadoreños hicieron lo que quisieron con el equipo local y llevaron a cabo con gran eficacia lo planeado antes del pitazo inicial.

Más allá de las diferencias abismales tanto en el juego como el marcador final, la federación nicaragüense tiene muchos motivos para brindar y extender su mirada hacia un horizonte mas alentador. Como todos sabemos, Roma no fue construida en un solo día, y un largo camino queda por recorrer. En cambio, se valora y se celebra esta victoria abultada por parte del equipo salvadoreño, quien comienza a consolidarse y establecerse como una fuerza imponente en el Football Americano de Centro América.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *