Drew Brees se retira de los emparrillados

El futuro salón de la fama se retira de la NFL después de 20 años en la liga y dejó un legado durante su larga carrera en la liga.

El ahora ex-mariscal de campo de los New Orleans Saints anunció por Instagram que va a retirarse del football americano con un mensaje emotivo transmitido por sus hijos.

El mensaje dado por los infantes es “después de 15 años con los Saints y 20 años en la NFL, nuestro padre finalmente se retirará. Así que tendrá más tiempo para pasar con nosotros”.

En la descripción del mismo post el jugador también comenta que “Después de 20 años como jugador en la NFL y 15 años como Saint, es hora de retirarme del football. Cada día, vertí mi corazón y mi alma en ser su mariscal de campo. Hasta el final, di todo lo que tenía a los Saints, a mi equipo y a la gran ciudad de New Orleans. Compartimos algunos momentos increíbles juntos, muchos de los cuales están grabados en nuestros corazones, mentes y que siempre serán parte de nosotros. Esto no es un adiós, sino un nuevo comienzo. ¡Ahora comienza el trabajo de mi vida real!”.

Ganador del mejor regreso del año en 2004, jugador ofensivo del año en 2008 y 2011, y 13 veces seleccionado al Pro-Bowl, All-Pro en 2006, campeón y MVP del Superbowl XLIV contra los Indianápolis Colts, de Peyton Manning, Brees deja una de las mejores carreras numéricas para un quarterback.

En los rankings históricos ocupa el primer puesto en yardas aéreas y pases completos, segundo en intentos de pases, tercero en pases para anotación, y cuarto en triunfos en temporada regular. Su nombre está a la altura de leyendas como Peyton Manning, Brett Favre, Dan Marino y el reciente campeón, Tom Brady.

Este es el final para un jugador que marcó una época como jugador y que como persona ayudó a la ciudad de Nueva Orleans a superarse después del huracán Katrina. El Superbowl de 2010 fue su mayor regalo con la ciudad y ella, con todos sus habitantes, recordarán a Brees como los Dolphins a Marino, los Niners a Montano o los Patriots a Tom Brady. Las leyendas no desaparecen.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *