Estalla el racismo en La Liga durante el Cádiz-Valencia

Nuevo incidente de racismo contra el jugador del Valencia Mouctar Diakhaby pone en el ojo de todos al fútbol de España.

Desde hace varios años tanto la UEFA como la FIFA han destinado esfuerzos en campañas contra el racismo, siendo cada vez más frecuentes y tratando de bajar estos incidentes. En España es uno de los países donde más ha sufrido de este mal:

  • Eto’o en La Liga 2004-2005 fue insultado y se le comparo con simios en los partidos de Getafe, Albacete y Zaragoza.
  • En 2005 el costarricense Paulo Wanchope tuvo un altercado con un aficionado de su propio equipo por hacerle muecas de simio.
  • En 2014 un aficionado del Villareal lanza una banana ha Dani Alves.
  • El año pasado un aficionado del Español propina insultos racista hacia el jugador español Iñaki Williams.

Solo mencionando algunos casos se puede observar como en el país ibérico ha tenido un largo registro de actitudes racistas a lo largo del tiempo, y con el incidente surgido este domingo se suma otro más a esa lista.

Alrededor del minuto 30′ de la primera mitad del partido de La Liga entre Cádiz y Valencia, el central del equipo local, Juan Cala, recurrió al racismo para insultar a su rival, Mouctar Diakhaby. Según jugadores e informes, las palabras que el jugador del Cádiz utilizó fueron “Negro de mierda”.

Después de algunos minutos de discusión entre los jugadores del Valencia y el colegiado por una amonestación al jugador vulnerado, el equipo visitante decide salir del campo en forma de protesta por estas actitudes y en solidaridad con su compañero. Algunos reportes decían que el jugador francés, Mouctar Diakhaby, estaba muy lastimado emocionalmente y que en el túnel hacía el vestuario rompió en lágrimas.

El Valencia tuvo que volver al campo después que se le informará al equipo que si no regresaba a la cancha sufrirían la descalificación del partido actual y se le podría castigar con la resta de más puntos. Al escuchar esto, Diakhaby insto a sus compañeros a disputar lo que resta del partido y pidió ser sustituido.

Al final se disputó el partido con el afectado en la banca y el perpetrador de los insultos racistas en el campo. Una actitud muy dañina para el ejemplo que se quiere dar en este tipo de situaciones y que deja en evidencia a La Liga. No hay espacio para el racismo en el deporte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *